Construcción
14 diciembre, 2021
Agenda 2030: construcción y cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

El pasado día 13 de noviembre concluyó en Glasgow, Escocia, la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP26) y, aunque no dejó a todas las partes interesadas del todo satisfechas, líderes de los 200 países reunidos cerraron un acuerdo climático “de compromiso”.

En la búsqueda de la reducción de las emisiones contaminantes y la lucha por la responsabilidad y el respeto sobre el medioambiente, la construcción juega un papel esencial. Los edificios, tanto en su construcción, como en el resto de su vida útil, son uno de los emisores principales de contaminación. Por eso, la adaptación del sector de la construcción es transcendental a la hora de que cada país cumpla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

La aportación del sector de la construcción a los ODS y la Agenda 2030

De acuerdo con un estudio reciente, presentado durante la celebración de la COP26, los edificios son responsables del 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE. Este concepto de partida sienta las bases para que el sector de la construcción busque, por un lado, la construcción de edificios más sostenibles, y por otro, la renovación y rehabilitación del parque inmobiliario existente.

Entre las preguntas de este estudio, los encuestados declararon que renovarían su casa si contaran con la ayuda financiera adecuada (79 %); que las mejoras de eficiencia energética deberían ser obligatorias (73 %); y más de la mitad (62 %) reconocieron que es una responsabilidad social para el usuario que sus casas sean respetuosas con el clima. También una parte significativa de los encuestados (62 %) subrayó que haría cambios para mejorar la eficiencia energética si eso redujera su factura de la luz.

Por lo tanto, sabemos que los edificios son una parte del problema y que la sociedad quiere tomar partido en su solución. ¿Pero qué hay de la aportación directa del sector al cumplimiento de la Agenda 2030? Más de la mitad de la población mundial (3,5 mil millones de personas) vive en ciudades, donde hay mayor concentración de edificios y, por tanto, de contaminación.

En cuanto a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, el sector de la construcción puede aportar factores positivos a 6 de ellos, de los que hablaremos a continuación.

ODS que el sector de la construcción puede contribuir

De acuerdo con el blog ’17 Global Goals’, la construcción puede aportar a estos 6 objetivos concretos dentro de todos los ODS. El ODS 6 se centra en que se garantice el agua potable y el saneamiento para todos, algo que puede sonarnos remoto en el primer mundo, pero que es una realidad en muchas ciudades del globo. Aparte de ello, mediante el uso de tecnologías de recuperación de aguas residuales, podemos reducir nuestra dependencia del agua dulce a gran escala, como otra alternativa sostenible y de economía circular.

En cuanto al ODS 7, la energía se puede hacer asequible y sostenible por cauces como reducir su uso y reducir su coste. En primer lugar, aquí juega un papel crucial la arquitectura, en el diseño de edificios que sean energéticamente más eficientes. Además, los aparatos de bajo consumo, entre otros, pueden bajar el consumo ostensiblemente. Si a todo ello le añadimos la aportación de energías verdes (solar, eólica, etc.) que se pueden instalar en los propios edificios, hablamos de soluciones limpias y a costes reducidos (en casos incluso coste cero).

Industria, innovación e infraestructuras, este es el nombre del ODS 9. Aquí el interés se concentra en edificios industriales y en su amplio rango de mejora: se llevan el 33 % del uso mundial de energía primaria y el 40 % de las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía. De nuevo las soluciones son la implementación de energías limpias, uso eficiente de la iluminación, y otras técnicas para mejorar el aislamiento, la climatización y los procesos industriales.

En el ODS 11 la atención gira hacia las ciudades sostenibles y comunidades, con lo que entendemos la ciudad como conjunto de edificios habitados por personas. Esa dualidad también permea en las soluciones: ciudades más seguras, resilientes y sostenibles. Gestión del tráfico, reducción de residuos, aguas limpias, calidad del aire, recursos de ámbito local, etc.

El ODS 12 alude a un cambio de mentalidad en las sociedades, pues se centra en los patrones de producción y consumo sostenibles. Conseguir más con menos y generar menos residuos. No solo se trata de un consumo más responsable, sino de la introducción de metodologías y herramientas que favorezcan que los hogares tengan una huella de carbono neutra.

Por último, el ODS 13 es el objetivo que engloba frenar el cambio climático, en cuanto a tomar “acción por el clima”. Promover ideas de desarrollo sostenible y, en cuanto a edificios, el principal actor en este entorno es el Green Building Council (que cuenta con una sede en España) para la “transformación hacia un modelo sostenible del sector de la edificación”.​

Contribución de la industrialización de la construcción a los ODS

La construcción industrializada es una de las banderas del cambio y desde Grupo Avintia creemos que es imprescindible para el futuro por sus características de ser racional, económicamente interesante, tecnológicamente avanzado y de consumo energético casi nulo.

La llegada de los fondos Next Generation EU puede impulsar el sector de la construcción en España, y fomentar el desarrollo e implementación de la construcción industrializada, que hoy solo supone el 1 % del volumen de todas las viviendas construidas anualmente. Habitualmente destacamos de la construcción industrializada que reduce los plazos y aumenta la precisión de la ejecución, pero el aporte que otorga a la sostenibilidad es muy grande.

Es positivo para que los edificios sean más sostenibles porque los procesos constructivos son más eficientes, pero también porque los edificios construidos también lo son. Además, permiten una introducción más ágil de procesos tecnológicos tanto en el diseño (modelo BIM), como en la vida útil del edificio (IoT, climatización inteligente, etc.). En definitiva, la construcción industrializada es el camino a seguir y futuro del sector, además de una apuesta interesante para la rehabilitación del parque inmobiliario y la búsqueda de un modelo sostenible y eficiente.