Servicios
1 septiembre, 2021
Rehabilitación y modernización del sector hotelero en España

Hemos hablado recientemente de la necesidad de un modelo público-privado para rejuvenecer el parque inmobiliario. A este requisito de los mercados inmobiliarios y de la construcción españoles, se unen las necesidades particulares del entorno de los hoteles.

El turismo es un eje crucial de nuestra economía, dentro del cual el sector hotelero juega un papel protagonista. Por lo tanto, nos encontramos –especialmente tras el impacto de la pandemia- en una situación de ineludible reactivación de la rehabilitación y modernización del sector hotelero.

Según Statista, España ocupa el segundo lugar en cuanto a recepción de turistas anuales, solo por detrás de Francia en todo el mundo. Con 83,7 millones de visitantes al año, España debe cuidar su sector hotelero, especialmente por el papel fundamental que el turismo juega en nuestro Producto Interior Bruto (PIB).

Sector hotelero: pilar de la economía española

Pese a que la COVID-19 ha sacudido todas las industrias, la vacunación masiva y el levantamiento de las medidas de confinamiento promueven la vuelta a una relativa normalidad en los próximos meses. Para estar preparados de nuevo para la afluencia masiva de viajeros internacionales, el sector hotelero debe reactivar su modernización.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en cifras pre-COVID (2019), el turismo aportó a España el 12,4% del PIB, es decir, 154.487 millones de euros. También supuso la generación de 2,72 millones de puestos de empleo.

Tal y como señala un informe de la consultora Deloitte, el sector hotelero debe aprovechar la oportunidad del plan de recuperación económica de la Unión Europea Next Generation EU pues, además, España lidera el ranking de los países de la OCDE en los que más aporta el turismo a la economía.

Panorama actual: ¿Es necesaria esa modernización?

Este mismo informe habla de una edad media de la plaza hotelera de 9,5 años, teniendo en cuenta esta cifra como los años que han pasado desde la apertura del hotel, o el tiempo pasado desde su última remodelación. Por lo tanto, “la inversión en el reposicionamiento y actualización de la plaza hotelera española deberá ser considerada en los planes de recuperación del sector”, apunta Deloitte.

En estos procesos, los hoteles españoles se han de modernizar pensando en la transición energética, la transformación digital y garantizar la recuperación turística buscando un sector más dinámico y resiliente, capaz de hacer frente a los retos presentes y futuros.

No obstante, la consultora señala que, desde 2017, se ha hecho un esfuerzo previo a la pandemia para la renovación del sector: la edad media ha descendido levemente de 9,7 años a 9,5. Ahora será necesario redoblar el esfuerzo, debido a la crisis actual, y este informe habla de 3.000 millones de euros para renovar la planta hotelera con potenciación de la sostenibilidad, impulso del tejido empresarial y laboral, y todo bajo un desarrollo urbanístico inclusivo.

Retos energéticos y modernización de infraestructuras

Un reto inmediato para el sector hotelero es el de asegurar la sostenibilidad económica y medioambiental. La modernización de las infraestructuras puede generar ahorros de costes a largo plazo, como puede ser la autogeneración de energía, o con edificios que sean intrínsecamente más eficientes a nivel energético (calefacción, luz, agua, aislamientos térmicos…).

Las ayudas europeas y las colaboraciones entre las administraciones públicas y el sector privado deben funcionar como una palanca que impulse el cambio. Además, envolver el ecosistema turístico de propuestas más sostenibles y respeten patrimonio, territorio y medio ambiente. En este contexto, los hoteles también pueden aprovechar la digitalización y herramientas como el Internet de las Cosas (IoT) para ganar en eficiencia y sostenibilidad.

En definitiva, para conseguir una arquitectura de un hotel con mayores niveles de sostenibilidad, existen tres métodos principales: el uso de materiales de construcción locales; otorgar una mayor prioridad a la reducción de emisiones y la gestión eficiente de la energía; y por último, dotarle a los materiales de construcción de una vida más larga con procesos de reciclado, con el objetivo de ganar una estrategia de cero residuos.

Estrategias de renovación con construcción industrializada

Como insistimos en nuestro blog, Grupo Avintia está a la cabeza del desarrollo de la construcción industrializada. Este puede ser un recurso de presente y futuro para la renovación que necesitan los hoteles españoles. En primer lugar, gracias a la estandarización de los procesos, potenciados por la innovación y las herramientas digitales.

Los plazos de obra se reducen ostensiblemente con la construcción industrializada, lo que podría permitir que la plaza hotelera española estuviera lista para los próximos ejercicios, cuando se espera volver a cifras previas a la pandemia. Con la metodología Building Information Modeling (BIM) se tienen en cuenta 7 dimensiones diferentes a la hora de proyectar un edificio o reforma, siendo la número 6 la de la sostenibilidad, prevención y calidad.

En general, Grupo Avintia cuenta con su sistema integral ÁVIT-A de construcción industrializada en el que se focaliza también como eje principal la construcción de hogares más saludables y respetuosos con el medio ambiente.